Saltar al contenido

POR UN MUNDO SIN MUROS – POESÍA EN LA CALLE Y EN LOS BARRIOS

Por Sergio Rengifo Niño.

Fotografías cedidas por Angye Gaona.

El Movimiento Poético Mundial (World Poetry Movement o WPM) es una iniciativa de carácter global que busca sacar los poemas de lugares recónditos para llevarlos al común de las personas, con el propósito de que estas sientan cercana la expresión poética y se apropien de ella, tal como lo han hecho los pueblos desde épocas inmemoriales. Cada año se celebra una acción poética mundial, y esta vez Bucaramanga, en una iniciativa de la poeta Angye Gaona, se unió a esa propuesta para insertar a la ciudad en una dinámica necesaria, ampliar la oferta cultural y sensibilizar a una población, en ocasiones agreste e indiferente consigo misma y con los otros.

Los días 25 y 26 del pasado mes de febrero, los poetas se tomaron el Paseo del Comercio, en la carrera 18, y el Parque Santander, respectivamente. Allí, Ricardo Andrés Chavarriaga Tróchez, Luna Rueda, Milton Afanador, Andrea Patricia Jaimes, Claudia Ospitia, Pablo Acebedo, Diego Fernando López y María Isabel Patiño interactuaron con un público poco habituado a estos actos pero con una recepción agradable, que permitió tender puentes entre los transeúntes y visitantes con la declamación y la lectura poética, poniendo una primera piedra para incorporarla en el paisaje urbano local.

Para el día miércoles, el evento se trasladó a Awen Club, en el barrio Álvarez, un espacio íntimo y ameno que permitió que los poetas compartieran experiencias y observaciones, con una asistencia menor pero igualmente interesada. Fue en este espacio donde los poetas Angye Gaona, Diana Peña, Natalia Londoño, Raúl Moreno Jerez y Pedro Puentes, este último del municipio de Charalá, dieron lectura a sus poemas y debatieron sobre los muros que, en varias ocasiones, se interponen entre artistas y poetas, y que parecen ser más insalvables que los físicos entre los países. La camaradería reinó en la tertulia, y la alegría de lo vivo permaneció hasta el final de la sesión.

“Tender puentes entre los transeúntes y visitantes (…) poniendo una primera piedra para incorporarla en el paisaje urbano local.”

La jornada final tuvo lugar en la Casa Cultural El solar, que acogió una diversidad lírica difícil de igualar. Allí, Angye Gaona sirvió de anfitriona e inició el evento con a la lectura de un poema del gran André Breton, ideal como abrebocas. A continuación, hizo su aparición Beatriz Vanegas Athías, quien realizó un pequeño recorrido por su obra de gran factura y calidad. Posteriormente, fue el turno para John Gómez, poeta bumangués de vasto recorrido que acaba de publicar su nueva obra “XIII”. John leyó de su producción, impresos con un tinte filosófico, los poemas Manifiesto poéfico y Socrática, y cerró con Utopía, un llamado a un mundo distinto, uno que incluya a la otra gente que éste margina.

Le siguió Luis Carlos Domínguez, defensor de derechos humanos, quien continuó la velada con un poema de su autoría, y leyó uno más de Jesús Santrich, actualmente preso en un controvertido proceso, para demostrar que la poesía no se encierra ni se restringe con barrotes o ideologías.

Cerrando la primera parte de la noche, el cineasta y poeta José Girón también se unió a la iniciativa y aportó poemas de un marcado simbolismo del siglo XIX, con una reflexión sobre la influencia de este estilo en su poesía y en su manera de expresarse y representarse.

“Un llamado a un mundo distinto, uno que incluya a la otra gente que éste margina.”

Pero en El Solar también hubo espacio para las nuevas promesas literarias. Primero con Mayra Martínez, una estudiante veinteañera de Trabajo Social, que nos compartió parte de sus escritos, incluyendo una pregunta obligada para esta ciudad, ¿Cielo o infierno?, y un pensamiento sobre las relaciones de pareja, La bestia; y luego con Walter Duque, estudiante del colegio José Antonio Galán, de Floridablanca, quien dio un paso más en su emergente trayectoria con la lectura del poema “Ven a olerme”.

A su lado, Ricardo Nieto Calle, experimentado escritor y sobreviviente del movimiento artístico de hace treinta años en la ciudad, leyó un poema de su autoría, Cartomancia, y dos textos más, el primero de su amigo Chucho Peña, asesinado vilmente por fuerzas oscuras en los años 1980, y el segundo de Javier Velandia, integrante del taller de poesía de la cárcel Modelo de Bucaramanga (El arte nos sigue haciendo libres).

Y el cierre quedó en manos de Oscar Delgado Vera, un trabajador de la cultura y los derechos humanos en Piedecuesta, que puso el telón para este encuentro con poemas propios marcados por la sensibilidad social y el compromiso con la vida, la sociedad y la literatura.

“Poemas propios marcados por la sensibilidad social y el compromiso con la vida, la sociedad y la literatura.”

Dado el gran nivel y la buena organización, es de esperar que nuevamente se presente este movimiento en Bucaramanga, para que los habitantes de esta ciudad se sientan protegidos por las musas de la lira, ante la eterna soledad y el estéril panorama que, en ocasiones, presentan sus calles.

Encuentra aquí la crónica sonora de Claudia Patricia Mantilla Durán sobre el evento. No olvides seguirnos en las redes sociales como @altervoxmedia Déjanos tu opinión sobre esta y otras notas en la sección de Comentarios, o en la sección de Contacto, y #PasaLaVoz

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: