Skip to content

CONCIERTO DE CUMPLEAÑOS UIS

Por Silvia Juliana Navarro.

Fotografías de Andrés Lamus.

Las pruebas de sonido aturden algunas veces, los estudiantes de todos los estilos llegan a la hora concordada, logística pide muy amablemente el carnet de estudiante o, en caso tal que no lo posea la persona, el código. Todos se preparan para el concierto de celebración de los sesenta y nueve años de mi alma mater, la UIS. Nos esperan una hora de música a todo volumen y la lluvia impertinente que no logra sacarnos del lugar, el Diamante. Antes de sentir la emoción y los gritos previos a la entrada de las bandas invitadas, la señora maestra de ceremonias da a conocer las palabras del rector para la noche corta que no da espera. Así da inicio la faena de gritos, aplausos, pogo, cerveza y marihuana. Cuna Guane nos invita a bailar y cantar. De esta forma, todos aquellos que seguían en status quo legitiman la catarsis de los mensajes de amor y paz de la banda a todo pulmón. Es así como las luces tienen sentido en medio de la ceguedad de la noche; el humo de las máquinas transportó el ambiente universitario a una dimensión donde reina el éxtasis por la música. El concierto al fin comenzó.

“Todo queda oscuro y al ritmo del bajo todos aplauden. El concierto se mantuvo eufórico, colmado del baile, el sudor y la lluvia.”

Todos nos acercamos a la tarima cuando Cuna Guane cumplió su misión de la noche. Luego de cuatro canciones de Caifanes, Vilma Palma y junto a estas un pogo que inició por el furor del público, sube a la tarima Puerto Candelaria. La multitud universitaria recibe al grupo con gritos y declaraciones de amor. Todo queda oscuro y al ritmo del bajo todos aplauden. El concierto se mantuvo eufórico, colmado del baile, el sudor y la lluvia. Durante este El Sargento Remolacha (Juancho Valencia), caracterizado por su carisma y humor inocente, nos hace reír y cantar a unísono los coros de las canciones. Mientras, Maga La Maga (Magaly Alzate) demuestra su destreza en el baile con la sensualidad y delicadeza del movimiento de sus caderas y manos, su hermosa sonrisa y melodiosa voz. Asimismo, El Caballero del Bajo (Eduardo González) seduce al público femenino con la elegancia sus pasos y porte de barba que cambia de vez en cuando.

“Solo queda un espacio mojado lleno de latas de cerveza y algún que otro cigarro en el suelo.”

A lo largo de la jornada musical participamos en el estreno de una de sus canciones, Crazy Party. Luego nos presentan al maestro Velandia quien se integra al concierto, tocan sus producciones más populares y cierran con el cumpleaños de El Sargento Remolacha. Apagan luces y sonido, todos deciden salir del Diamante, solo queda un espacio mojado lleno de latas de cerveza y algún que otro cigarro en el suelo. Puerto Candelaria toma algunas fotos con los que quedamos allí, nos desean una linda noche y se van.

No olvides seguirnos en las redes sociales como @altervoxmedia Déjanos tu opinión sobre esta y otras notas en la sección de Comentarios, o en la sección de Contacto, y #PasaLaVoz

Anuncios

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: