Saltar al contenido

VOCES FEROCES: FERIA DE EDITORIALES INDEPENDIENTES DE BUCARAMANGA

Por Carlos Ulloa Rivero

Fotografías por Ana Martínez

Los libros son artefactos que se niegan a morir, pese a que hoy en día ya no son más que recuerdos de una tecnología cada vez más obsoleta dentro de la era digital. La lectura es un pasatiempo que, como su nombre lo indica, supone una relación temporal bastante distinta a la que se genera del vertiginoso intercambio que es internet. Algo, sin embargo, resiste en el pecho de las personas que aún hacen y consumen libros; algo que vibra de forma más notoria cuando ese intercambio no está mediado por las grandes industrias del sector editorial sino por actores e intercambios “independientes”. 

Por independiente entiéndase aquellas personas que hacen parte de la cadena de producción del libro (autores, editoriales, distribuidores, promotores de lectura, etc.), pero que lo hacen sin contar con el respaldo de grandes empresas o capitales. En consecuencia, hablamos de independientes cuando los procesos y acciones que se integran en la cadena de producción del libro lo hacen respaldados y respaldadas por su propia fuerza, por su propio ímpetu y, en ocasiones, su propia testarudez.

Lo que vibra con más fuerza cuando una persona hace o consume libros “independientes” no es cosa distinta al apego que la humanidad aún siente por los libros, por el acto de leer en papel. Al margen de la reproducción masiva, que termina de convertir al libro en un objeto género y sin importancia, está la producción sentida y delicada de los procesos a pequeña escala que se aúnan en su enorme diversidad por el cariño hacia este obsoleto pasatiempo.

Bucaramanga no es una ciudad especialmente amable con los libros: desde el hambre del comején, el clima que los marchita, hasta las librerías que cierran porque no venden, todo parece reiterar que nuestra relación con los libros es más frágil que en otras ciudades del país o del mundo. Sin embargo, ello no quiere decir que en Bucaramanga no se lea ni se escriba, o que no existan esfuerzos institucionales o independientes por hacer de este territorio un ecosistema más favorable a la lectura; esfuerzos como la pasada feria de editoriales independientes, Voces Feroces, organizada por la asociación LACSA, Laboratorio Creativo de Santander, son prueba de ello.

Durante dos días, el 10 y 11 de diciembre de 2022, en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga, una muestra muy representativa de los procesos editoriales independientes de la ciudad se dio cita para recibir gratuitamente al público. Hombro a hombro en los stands vimos a las editoriales locales: Sátiro, Buen Augurio, Arracimada, Derrames, Pabellón 6, Didactic Epics, Épica ediciones, Corazón de Mango y la editorial del Laboratorio Creativo de Santander. Distribuidoras invitadas, como Colectivo Huracán, Magma, acompañaron la curaduría de libros nacionales y extranjeros junto con la presencia de la queridísima librería nuestra, La Cingla.

Las personas asistentes pudieron disfrutar de talleres gratuitos cuyos temas iban desde la serigrafía, el fanzine, hasta la creación de procesos editoriales independientes. Grandes promotores de lectura en la ciudad como Adriana Mantilla, Isaías Romero, Juan Fernando Moreno, Sebastián Peña, entre otros, se encargaron de llevar a cabo estas jornadas de formación de público lector a través de distintos talleres. Los talleres, además, sucedieron en simultáneo con la programación de una carpa principal en donde tuvimos la grata presencia de invitados e invitadas nacionales: el escritor John F. Galindo, la poeta María Paz Guerrero, el editor Edgar Blanco (Animal Extinto y Colectivo Huracán) y la autora Yessica Chiquillo. Cada uno de ellos y ellas ofreció de forma generosa con el público de la ciudad mucha de su amplia trayectoria como autores, editores, talleristas independientes, inspirando en los asistentes un aura de posibilidad frente a nuestro panorama local. Y en consonancia con esto último, fue también la feria lugar para homenajear una figura local que ya cumple una vida entera dedicada a la creación literaria y a la creatividad en general: el escritor Joaquín Bretón.

La genuina emoción que se siente cuando la posibilidad de que en Bucaramanga “pasen cosas”, pese al calor, la pereza y la envidia que nos caracteriza, es una emoción digna de cuidarse y protegerse. Y nada ayuda más a proteger un sentimiento que el trabajo franco y colaborativo, el respeto mutuo y la mutua admiración. Como lo independiente tiene el efecto de inyectar estas disposiciones en el ánimo, concluyo sin miedo a equivocarme que muchas de las personas que participaron de esta feria serán las encargadas de hacerla realidad el próximo año. Así, el libro seguirá siendo un renovado refugio del pasado en medio del vértigo actual y, a través de él, las voces independientes —voces feroces por libres—, seguirán dando de que hablar en nuestra ciudad. Soñemos que así sea.

No olvides seguirnos en las redes sociales como @altervoxmedia Déjanos tu opinión sobre esta y otras notas en la sección de Comentarios, o en la sección de Contacto, y #PasaLaVoz

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

2 comentarios sobre “VOCES FEROCES: FERIA DE EDITORIALES INDEPENDIENTES DE BUCARAMANGA Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: