Saltar al contenido

ANTOLOGÍA: JOSÉ LUIS ELORZA

JOSÉ LUIS ELORZA. Poeta y narrador nacido en Betulia, Antioquia, en 1985. Estudió filosofía y teología. Ha sido profesor de filosofía y lectura crítica, y entusiasta de la promoción cultural. Poemas suyos han aparecido en diversas antologías. Su primer poemario, Mariposas muertas, fue publicado por Fallidos Editores en el año 2020.


MEA CULPA

Perdóname, Viejo,
por haberte nacido
poeta.

Discúlpame las noches
de narices anchas
y angostos callejones.

No me apuntes las claves de fa,
los claveles robados,
los pájaros muertos…

Bórrame, en fin,
tanto tambalear
en tierra firme.


Tus tetas

Tus tetas son eternas
porque no han muerto en mis manos
y seguirán acariciando mis palmas
aun cuando la línea de la vida
sea tan solo una pestaña de sombra
más allá de la Nada.


Los otros ojos

A veces quisiera no ver tanto
no ver tanto con esos otros ojos
con esos otros ojos que se esconden
detrás de estos ojos que ven en technicolor
en sepia
                        a blanco y negro

A veces quisiera no ver tanto
no ver las cosas que se ocultan
detrás de tantas cosas
y de esa ilusión óptica
a la que llaman realidad

A veces quisiera
no percatarme de la herrumbre
agazapada más allá de la sonrisa
ni percibir los gusanos oxidados
en la raíz de los colores y las dalias

A veces quisiera ver las cosas
tal como las ven casi todas las miradas
sin pensar en tanta nada y tanta sombra
cubiertas con el maquillaje de la fe

A veces quisiera renunciar
a esta facultad que me hace ver
el paso de los minutos a la altura de mi cara
los sinuosos caminos del pasado
los podridos abismos del futuro
los pálpitos ecuestres de los días
la catalepsia alucinógena de noches y más noches
el canto de la muerte en las pilas bautismales

A veces quisiera no ver tanto
y en cambio veo más
                                               y mucho más


Tal vez…

Tal vez en otra vida, mi amor,
quizás en otro tiempo…
tal vez bajo otros astros,
en otras latitudes de la dicha…

pero no hay más dicha, mi amor,
que tus rutas y rescoldos,
ni más tiempo que esta nada
que nos roe,
ni más vidas, amor,
que este hoy donde no estás.


Para los vándalos

Disculpen, muchachos, lo poquito.
Ustedes dejan su sangre en el asfalto,
los caminos, las aceras,
como flores rojas aplastadas
por la siniestra aplanadora
de la desigualdad.
Nuestra historia, nuestro suelo,
están sembrados de cuerpos
que alguna vez cargaron sueños
en sus mochilas y deseos,
y el eco de sus voces
sigue clamando por una justicia
que no llega.
Ustedes sudan, resisten, pasan hambre,
mientras alzan su voz y sus consignas
en nombre de los derechos colectivos.
Ustedes cargan con la cruz
de la indiferencia nuestra señora,
la indolencia ambiente,
la cultura de la mierda,
el látigo, el balazo.

Disculpen, muchachos, lo poquito:
Ustedes dejan la vida y el aliento
y yo solo les ofrezco este poema.

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: