Saltar al contenido

ANTOLOGÍA: PAULA ALEJANDRA CASTILLO

PAULA ALEJANDRA CASTILLO (Bogotá, 1998) Actualmente cursa el pregrado de creación literaria de la universidad central. En 2019 obtuvo el premio nacional de poesía “la palabra espejo sonoro”, de la Casa de Poesía Silva. Algunos de sus poemas aparecen en la antología “Como la flor, voces de la poesía Cuir colombiana contemporánea”, editada por Editorial Planeta en 2021 Actualmente trabaja en su primer poemario.


DIOS LLORA EN SILENCIO

Dios llora en silencio como si fuera pecado,
su familia le dijo que los hombres no lloran y menos si son dioses,
que él es el hombre de la casa,
y no solo de la casa, es el hombre del mundo.
Le dijeron que solo los maricas lloran,
dios quiere ser marica,
dejar de ser él por un rato para poder sentarse a llorar en la silla de un bus,
quiere dejar de fingir que por ser dios no quiere arrancarse la piel
o que no siente ganas de llorar hasta convertirse en una lágrima
sin tener que esconderse en su pequeño edén de ausencias.


QUIERO SEGUIR CREYENDO

que las cebras peatonales son animales a blanco y negro tumbados en la acera,
que las granadillas están hechas con mocos de elefante
y de tantas pepas de mandarina que he tragado me van a salir ramas por la garganta y los oídos.
Que lo más aterrador en el mundo es invocar un demonio al oír una canción de heavy metal al revés,
que algún día en esta filosa ciudad habrá nieve distinta al granizo sucio, al icopor roto o la caspa,
que los dedos arrugados durante la ducha son una señal de mi piel deshaciéndose,
que es necesario apagar el radio para que los cantantes que viven dentro puedan descansar,
que no hay que tenerles miedo a los truenos porque simplemente es alguien desacomodando el cielo.


***

Al borde de la calle una corona de moscas envuelve el cadáver de un perro desmembrado,
en las cuencas de sus ojos la fragilidad de la vida.
La tierra hace su parte y descompone su limitada carne animal,
tomo su cráneo, limpio el hambre oculta debajo de lo que un día fueron sus encías.
Colecciono cosas muertas
son postales enviadas por la muerte
que me recuerdan la inevitable reducción a la nada


BESOS DE CEREZA

Siempre veía cómo las gotitas rojas del Bonice se derretían en su boca y se escurrían por sus dedos.
Le regalé todos mis tazos, la serpiente más larga de plastilina y mi postre del almuerzo,   
los días húmedos nos obligaron a construir una casa para las dos en un rincón del jardín de niños
donde ocurrieron las mejores orgías entre las barbies que no querían conocer un Ken,                      
un sin fin de desayunos hechos con flores de potrero y bolitas de papel crepé.
Bajo la mesa de plástico rosada, cubierta por almohadas y cobijas
juntas atesoramos juguetes robados, nubes con las formas más curiosas
y la ternura de nuestras lenguas teñidas de rojo enredándose a escondidas.


altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: