Skip to content

POLIFONIA – LA FIESTA ASCENDENTE

Por Sergio Rengifo Niño.

Fotografías por Meli Luna.

La antigua casa del exprocurador Alejandro Ordóñez Maldonado esta vez no trajo recuerdos de espadas castellanas o medallitas marianas bendecidas desde España, sino una profusión de música, color y expresiones artísticas más destinadas al goce mundano que al divino. La antigua casona de la carrera 27 con calle 42, ahora convertida en un lugar de gastronomía y buen beber llamado Sunset Gastro Bar, sirvió de anfitriona para una fiesta denominada Polifonía, que resultó ser un conjunción de voces autorizadas en cada uno de los campos del quehacer de las artes en la ciudad.  

El lugar, con una decoración propicia y que da la sensación de acogimiento y diversión, permitía esta interacción con diferentes manifestaciones del espíritu humano. Posee varios ambientes, y un amplio parqueadero, por lo que la sensación de estrechez o de multitud no eran perceptible a simple vista, a pesar de que la asistencia fue bastante numerosa.

“Ilustrados sobre acrílico, adornaban un pasillo del establecimiento.”

La fotografía se exhibió en un cuarto especial, donde además se encontraban algunas pinturas. Buenos trabajos, con un énfasis en la naturalidad y cotidianidad de los objetados retratados por el lente, destacándose el rostro de un abuelo, una niña jugando y una flor en primer plano, entre otros. El papel y la impresión de primera calidad, y es notable el desarrollo de este arte en la escena citadina. El maestro Jorge Torres González hizo una intervención con algunas de la mujeres presentes, registró en video y fotografía una alegoría a la paz, y luego invitó a todas las presentes a que escribieran en unas figuras pegadas en una columna un mensaje de paz y contra la violencia, especialmente la ejercida contra las mujeres.

En pintura e ilustración, se destacaron los temas oníricos de naturaleza, de formato medio y grande. Se hizo presente en la muestra el ya reconocido ilustrador Roger Barajas, con un par de sus dirty clowns, que reflejó algo de su innegable talento. De igual manera, cuadros de gran formato, ilustrados sobre acrílico, adornaban un pasillo del establecimiento, una propuesta novedosa que demuestra el talento e innovación santandereanos. La intervención corrió a cargo de dos pintores que elaboraron cuadros de mediano formato inspirados en la naturaleza y los onírico.

“Apoyándose en un buen sonido y unos gráficos sugerentes, que invitaban al baile y al festejo.”

Hubo un live performance de tatuaje, donde una cantante de trayectoria y reconocimiento, Denisse Vera, puso su piel como lienzo para el trabajo artístico de Kara Valek, trabajo que se elaboró en inmediaciones al sitio donde se efectuaba la sesión de música electrónica. Un sector del dorso y de sus piernas fueron los utilizados para este trabajo.

En la música, las presentaciones se dividieron en dos escenarios: uno principal y otro electrónico. En la sección electrónica, el colectivo Resistencia Techno Bucaramanga realizó varias sesiones por parte de sus miembros, apoyándose en un buen sonido y unos gráficos sugerentes, que invitaban al baile y al festejo. Mezclas  de gran nivel y con planeación sobre lo que se quería lograr en los asistentes, demostrando que esta escena se consolida con calidad en el área metropolitana.

“Repertorio que hizo bailar a los asistentes sin darles descanso hasta el final de la fiesta.”

En la escena principal se presentaron agrupaciones de diversos estilos, predominando la electrónica y lo instrumental.  Navegante Tiempo Espacio abrió la noche, con un sonido entre bluesero, psicodélico e indie, que logró cautivar y mostrar la capacidad de un trío ensamblado con gran precisión y conocimiento de sus capacidades; pronto estrenarán un trabajo, y la fiesta fue el lugar ideal para probar su nuevo material, recibiendo buena respuesta por parte del público. Mustang Colorado continuó con las presentaciones, demostrando madurez en su propuesta, algo electrónica con música de corte nostálgica, y presentando su nuevo sencillo, Aromas, acompañado de un interesante videoclip, visualizando una labor dedicada y que merecerá frutos en un horizonte cercano.

La noche avanzaba y llegó el turno para el Colectivo Gallo Fino, conformado por dos jóvenes DJs productores de la ciudad. ¿cómo definir su música? Ciertamente, es una base electrónica, pero se amalgama perfectamente con dosis de música tropical y temas de música colombiana del Caribe, logrando algo compacto, poderoso, directo. Hizo subir la temperatura y fue uno de los picos de la celebración. El listón quedó listo entonces para The Mighty Boys, otros dos DJs que, un poco más dentro de la apuesta tradicional, reveló un excelso repertorio que hizo bailar a los asistentes sin darles descanso hasta el final de la fiesta, hacia las dos de la madrugada.

“Aunque quitarse la sombra de monseñor Ordóñez va a estar un poco complicado.”

La atención en Sunset merece mención aparte. Meseros atentos, carta variada y de precios razonables, bebidas variadas, y una decoración cuidadosa y acorde con la idea del sitio, hicieron de esta experiencia algo completo y satisfactorio. Se le auguran grandes éxitos a este epicentro cultural. Aunque quitarse la sombra de monseñor Ordóñez va a estar un poco complicado.  

Encuentra el álbum completo aquí. No olvides seguirnos en las redes sociales como @altervoxmedia Déjanos tu opinión sobre esta y otras notas en la sección de Comentarios, o en la sección de Contacto, y #PasaLaVoz

Anuncios

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: