Saltar al contenido

ANTOLOGÍA: EUGENIA SÁNCHEZ NIETO

EUGENIA SÁNCHEZ NIETO (Bogotá, Colombia). Poeta, título de Filosofa de la Universidad Nacional. Posgrado en Administración y Planeación del Desarrollo Regional Universidad de los Andes. Dirigió el Programa Página Impar de la Unión Nacional de Escritores, que se transmitió por la Radiodifusora Nacional de Colombia. Profesora por más de 20 años.

Ha obtenido diversos premios nacionales y reconocimientos internacionales, entre otros, Nominada al premio Iberoamericano de poesía Pablo Neruda, Chile, 2021. Premio Nacional de Poesía Hormiga Editores, 1984. Segundo Lugar en el Concurso Nacional de Poesía Luis Carlos López, 1989, Beca de creación en la modalidad de poesía, Colcultura, 1995. Finalista en el Concurso Internacional de Poesía Nicolás Guillén, 2003 “Escritores Hispanoamericanos en el Mundo”, Argentina.

 Sus más recientes libros publicados son Los Gestos Escogidos, Colección Zenócrate, editorial Uniediciones, Bogotá 2021; Singular Voluntad, Colección Sembremos Arte, editorial Grainart, Cali, 2021; Lo Inasible (Poesía reunida), Colección Zenócrate, Editorial Uniediciones, Bogotá, 2017. Algunos poemas han sido traducidos al inglés, francés, griego, italiano y chino. Tiene 2 blogs dedicados a la poesía y al cuento colombiano.

Fotografía de portada por Teo Rodríguez.


Del Libro Los Gestos Escogidos. Colección Zenócrate, Editorial Uniediciones. Bogotá, 2021.


EL ÁNGEL AZUL

A veces resulta risible un hecho conmovedor
el suicidio de un artista
pues nunca se tiene la certeza si fue a voluntad
o un accidente…
ser golpeado por un automóvil
ingerir un veneno por equivocación
caer desde un balcón
beber hasta el hartazgo y luego tomar píldoras para dormir…
se puede pensar que el ángel de la noche
les ha visitado a diario
y el inconsciente es tan poderoso
que el ángel azul se adelanta a su destino.
Podemos pensar que un balazo en la sien o el corazón
las venas cortadas
es algo fríamente calculado
a pesar de la certeza del hecho
a veces sucede que no se logra el cometido
y el inconsciente, ese ángel azul desvía la bala
también resulta risible esa evidencia conmovedora.


SUCEDIÓ EN ABRIL

                                                   A la memoria de Jorge Eliecer Gaitán

Mi hermano me lo dijo
después lo leí…
tranvías incendiados
cientos de personas corriendo de un lado a otro
gritando, llorando, “mataron a Gaitán”
el líder del pueblo
asesinos a sueldo lo esperaban camuflados
tres balas a quemarropa por la espalda y en la cabeza
lo derribaron
su rostro atónito
su cuerpo leve cayó sobre la acera
el piso se movió las paredes ondulaban y sudaban
figuras distorsionadas se desprendían del techo
nadie pensaba
el hecho brutal punzaba los cuerpos presentes
todos gritaban a la vez
cientos de ojos observaban como hombres de blanco
tomaban el cuerpo y lo encajaban en un carro negro
la muerte empuñando la guadaña…

En las calles una turba enardecida golpeaba al “asesino”
arrastrado por las calles con varias corbatas sujetas a su cuello
con sus ojos mirando al cielo
su cuerpo liviano con un rictus de dolor
desnudo… ya sin voz para implorar…

A lo lejos en casa de gobierno
rostros sobresaltados, simulando sorpresa
hombres de negro bebían, sonreían, danzaban
asustados por lo que vendría…
todo finamente calculado, respiraban profundo
ordenaban proteger la casa de gobierno
armados hasta los dientes, apertrechados
protegían el botín…
los tanques respondieron
trescientas personas desarmadas fueron masacradas…

Desde ventanas y terrazas hombres encubiertos
agotaban sus balas en transeúntes atónitos
incendios, muertos, saqueos
una noche larga iluminada por quemas…

Vendrían años de criminales a sueldo
cercenando manos, cabezas, troncos
hileras de muertos
en calles, ciudades, campos, veredas
la tierra se bestia de rojo
el miedo desde un portón de rodillas
la torre fulminada…
mi hermano me lo dijo…después lo leí.


ZONA DE SOMBRA

Fue el asesino, pero no el único
otro encubierto apuntó a la cabeza
para rematar al líder
corrió, corrió, corrió, imaginó salvarse
pero quien lo contrató lo señaló
lo atraparon, golpearon con elementos contundentes
cinturones, palos, piedras, muebles
descargaron su rabia y dolor
eran muchas manos y puntapiés sobre su cuerpo
intentaba hablar, explicar, fue imposible
rasgaron su ropa, desnudo fue arrastrado
con varias corbatas atadas a su cuello
sangraba, el rostro irreconocible
el día era frío y luminoso
desde una dimensión paralela
se veía
inconsciente, ensangrentado, muerto
sin capacidad de resistencia
su cuerpo leve aceptaba la furia
buscaba indulgencia, era tarde…
sus ojos abiertos miraban al cielo
no tenía voz para implorar.


Del libro Singular Voluntad. Editorial Grainart. Cali, 2021.


SINGULAR VOLUNTAD

Corría por calles perseguida por su
amante infiel
un abrigo negro adornaba la noche
aún el alba no se asomaba
coros lacerantes la detenían
su amado le demostraría su amor

Sus deseos extremos de palpar
otros cuerpos
de sentir el gusto en sus manos
de abrir la boca con los dedos
la saliva de la bella caía en un pozo
todos los ojos se prendían a su cuerpo
exigiendo una respuesta
aturdida, ambigua, alucinada, sin ver
golpeaba su rostro
la noche caía con muecas cínicas
con desalojos en el lugar más peligroso

La noche abierta la recibía
corría por calles interminables
una navaja lista a penetrar un cuerpo
espantosos seres asustaban las calles
él la amaba de una manera perversa
ella lo disfrutaba
los amantes hostigados
melenas al aire, multiplicidad de prendas,
cuerpos flotando
la piel, el sudor, el aire agujereado.


MOMENTOS

Alguien que está tras de mí
hace que disfrute de momentos estrujantes
se adentra hacia el fondo
sin aire ofrenda sus secretos

Para rescatar tu olor
toco la cítara en la noche
me adentro largamente en tu piel
como un péndulo golpea mi cabeza
de adentro a fuera
alguien que está tras de mí
hace que disfrute de momentos exaltantes

Tu inspirada lengua
impide mi concentración
floja me dejo ir
recibiendo tus secretos.


VIRTUOSOS

Desde aquel lugar observo como se entregan
sin pudor a la alegría
parecen huérfanos al borde del abismo
saben que sólo se tienen ellos y temen perderse
se enlazan buscando el calor olvidado
ella vigilante de sus noches
le espera sabiendo que es el único
que la transporta al recinto
         del cual nadie logra evadirse

En la blanca habitación sombras gozan la forma
la brisa silba una ebria melodía
el júbilo invade a los que se aman
en oscuros corredores rostros al acecho
rostros descompuestos reprimidos al placer
ellos abandonados, virtuosos,
alojados en aquel recinto
        del cual nadie logra evadirse.

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: