Saltar al contenido

ANTOLOGÍA: PAULA ANDREA PÉREZ REYES

PAULA ANDREA PÉREZ REYES (Medellín, 1983) es abogada, filósofa y poeta, magíster en Filosofía y doctoranda en Filosofía de la Universidad Pontificia Bolivariana. Docente investigadora del Grupo GITS, adscrito a la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Pontificia Bolivariana, y de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia. Desde 2017 dirige el Semillero de Transformación de Conflictos y el curso Marc 6: Literatura y Conflicto (Universidad de Antioquia). Es defensora de derechos humanos con énfasis en el reconocimiento de los derechos de víctimas y personas con discapacidad. Ha participado como presentadora, conferencista y poeta en eventos nacionales e internacionales.

Entre las publicaciones de poesía, artículos, columnas de opinión y capítulos de libro se destacan: su libro  «Cuando escribo sobre el muro» (El Quirófano Ediciones de la Colección Voces del Mundo), su participación en la antología «Poemas del barrio a la ciudad» (Tragaluz Editores / Comfenalco Antioquia), selección de poemas para la revista «Ablucionistas», «Poesía por Colombia» (Editorial La Otra, México), «Cuadernos de educación y alteridad, el deseo en la creación poética» y selección de poemas para la revista «Kametsa». Su segunda obra, próxima a publicarse, fue reconocida por la Editorial Fallidos Editores como el mejor libro de poesía en 2021. En la actualidad es miembro fundadora de la Red para el Estudio del Proceso y la Justicia.


SAUDADE

La Saudade juega como una serpiente que me recorre el cuerpo,
la hago voz y luego ella canta con la fuerza de un rio que aún no se seca.
Pasan muchos años, sigue bailando conmigo en las noches y se roba mi sueño.
La Saudade hace que mis dedos se agiten a contrapunto,
y hagan las veces de un narrador.
Esta es la canción con la voz de mi Saudade.
Unos golpes mas
y se escuchará esa voz apagada por unas notas amargas.
Otro golpe más
y será una chapola que bailará al son de la luz cuando se choque con una lámpara que pronto se apagará.


SOMOS TAN FRÁGILES

Somos tan frágiles
                                 la apertura de nuestras palabras
                                                      desnuda la transparencia de un mundo en colisión.
Ya no somos tan fuertes.        
                                     el tiempo nos eleva como hojas al viento.
Nuestros ojos y su borrosa visión no alcanzan
                                        a comprender aquel espejo que llamamos realidad.
Intento escribir un poco lo que apenas alcanzo a percibir de todo este caos que se nos presenta y nos sorprende.
                                Sin embargo,
            hay eso otro que no logro describir porque se nos secó la garganta y nadie nos escucha
                       mientras tanto
                                                otros que son muchos,
                 juzgan lo que se alcanza a ver a través de una pantalla que ellos llaman vida.


QUIZÁS ALGÚN DÍA LO LOGRE

Quizás algún día lo logre

Quizás algún día las atrape y no solo las tenga en la comisura de mis labios y como piezas de un rompecabezas, con ellas pueda armar el poema.

Quizás algún día sin llamarme poeta, sin correr a publicarlo o a vociferar en las calles, cada una de sus formas tengan algo más que un sentido. Cada una de sus partes sean mías y no pedazos de otro.

Quizás algún día la belleza brote de mis dedos, salga de mis labios, llegue a los oídos y se convierta en el insecto que muerda las mentes para que, en su frenesí, alucinen con mis ideas y ellas por sí mismas den vueltas y vueltas hasta que aterricen en un campo fecundo.

Quizás algún lo logre Y si ella, la musa, se queda en mi casa, le ofrezco mi morada completa para que cada día no falte su voz antes de ponerle un punto final a mis palabras.


EL ESPEJO DE LOS BÚHOS EN LA NOCHE

La realidad se mira en las siluetas que danzan en medio de los pensamientos.

Solo los búhos creen que sus alas no son las alas de Icaro, pero el sol los está esperando en la caída del día.

Le dije a mi sombra, abre muy bien los ojos cuando camines entre las nubes de humo que salen de la cabeza del que me dibuja en su sufrimiento, no olvides que él cuenta cada segundo como si el tiempo se tomase el atrevimiento de tomar una pausa.

Y mientras tanto mis manos se juntan para rezar por aquel que espera que cierre la puerta.


PEDIMOS MÁS TIEMPO

Pedimos más tiempo para que esa noche de desvelo no termine y llegue una cotidianidad que te haga olvidar.
Pedimos más tiempo para que los brazos se hagan ramas de un árbol de la cual las mariposas vuelen
y
besen sus flores.
El hechizo del tiempo trajo sus cordones para enredar nuestros pasos
y
hacer que todo de una vuelta
y
suceda en un instante.
Pedimos más tiempo
Para que el mar de palabras llegue a su orilla
y
abracen nuestros pasos.
¡Sí! Más tiempo
Para que la conversación no se agote en un intercambio de mensajes
Más tiempo…
Para que ese humo del café
Suba como el deseo que pedimos hasta que pueda cumplirse
Más tiempo
Para que esa melodía de fondo siga siendo la canción que nos abrace
hasta que la finitud nos alcance.

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: