Saltar al contenido

ANTOLOGÍA: ÁNGELA ACERO RODRÍGUEZ

ÁNGELA ACERO RODRÍGUEZ. Diciembre 1981, Bogotá. Profesional en Filosofía. Creció con la generación de la música en cassettes, el rock alternativo y los libros para bolsillos citadinos. Tiene una fascinación por los gatos, las metáforas, los árboles y el chocolate; colecciona paisajes detenidos en postales, hace música y fotografía. Cofundadora del colectivo literario Conjuro Poético. Tiene cuatro publicaciones de poesía: Manecillas en estado alterado. Garcín Ediciones, Duitama. 2013; Dos días después de vos. Garcín Ediciones, Duitama. 2016; La Poetería. Volcán Ediciones, Bogotá. 2018; y Los peldaños de la inercia. Uniediciones, Bogotá. 2019.

Coordina talleres de escritura para jóvenes y adultos. Ha participado de varias antologías de escritores, programas de radio, festivales y encuentros de poesía nacionales e internacionales. Vive en Bogotá, su ciudad natal, pero tiene un alto porcentaje de su alma en Córdoba (Argentina). Ama el cielo despejado y disfruta de las cosas simples.

ENLACES:
Facebook: www.facebook.com/mayolimbo
Instagram: www.instagram.com/mayolimbo
Blog personal: http://mayolimbo.blogspot.com.co
Correo: mayolimbo@gmail.com


Un tango se atraviesa
en la lluvia comprimida,
se transforma en llanto,
en insomnio colectivo,
en ausencia fugitiva,
en hora que se turna
el escenario secundario

Dos partes iguales
chocan a destiempo,
en terremotos azules,
en océanos de ausencia,
todo es una tragedia
con la distancia rota…

Yo,
despliego
todos los besos,
los emancipo,
los lanzo al viento,
aunque la libertad insista
en encerrarme el alma de por vida

Me lloro un tango
mientras descubro que la lluvia
anda fugitiva,
colectiva,
pero hoy,
más que siempre,
viene comprimida
en dos partes iguales.


Primero lo oscuro,
un enorme disco negro
levitando desde cero,
algo de aire sobreviene
en la fuga necesaria,
algo de tierra salpica
el instante que gravita

Primero lo simple,
el intervalo de la noche
en cámara lenta…
el pulso inconforme de mis latidos,
algo de fuego respira
por la rendija del reloj
que andaba hace tiempo,
algo de agua, 
el efecto doppler
en la invasión de la memoria,
el susurro del hastío
en el jueves sordo
que cruza la vereda
Algo de siempre
salta al vacío
se contiene en el éter
que advierte el quiebre,
algo de nada
disocia las heridas
y un suspiro cuelga
del borde de la mesa.
Aún me sostengo,
primero lo primero.


Que vengan,
todos, de a uno, de a dos
me da igual,
pero que vengan…
Que vengan los milicos,
los dictadores,
los demoledores de ideologías,
los conspiradores contra besos,
los incrédulos,
los apóstatas de la vida…
Que vengan todos,
con sus pastillas,
sus religiones,
sus versiones,
sus discursos,
sus gritos,
sus señas,
sus bigotes,
sus botas,
sus legiones,
sus apellidos…
Que vengan todos
a mirarme,
a mentirme
a decirme que la poesía no sirve,
no es buena,
no es fuerte,
no es invencible…
Que vengan todos a desmentirme,
a desvestirme 
o a hacerme llorar…
Que vengan con sus fusiles, 
sus cuchillos,
sus agujas
a gritarme en el corazón 
que la poesía no es pertinente…
¿Qué saben?
Acaso, ¿Qué saben?
Que vengan,
total para entonces
yo seré libre
y estaré viva
caprichosamente
abrazando el cielo
que ellos nunca podrán tocar.

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: