Saltar al contenido

ANTOLOGÍA: KARLA ARANGO

53930214_145668913127881_2355921228373426176_nKARLA ARANGO. Nació en Medellín el 28 de febrero de 1986. Creció en La Estrella y participó en diferentes grupos culturales del municipio. En la actualidad es estudiante de Letras: Filología Hispánica en la Universidad de Antioquia, además de ser investigadora en el grupo de investigación de Estudio Literarios en la línea de Ediciones Críticas.

Es una apasionada del lenguaje y la poesía, ha compartido sus poemas en diferentes recitales y lecturas. Fue publicada en España, en el 2018, en el libro colaborativo Iberoamérica en décimas, creado como iniciativa de la Secretaría General Iberoamericana y el Embajador Iberoamericano de la Cultura Jorge Drexler.

En el año 2019 sus poemas fueron publicados por la Revista de Sur a Sur, de España, el libro Una historia por una sonrisa, en Argentina, y en la Antología de Mujeres Poetas La jaula se ha vuelto pájaro, de Fallidos Editores.

 

Colonizados

Nos seguimos deslumbrando
con sus objetos brillantes
de estrategias militantes
lo nuestro nos van robando
y el corazón acallando.
Nos venden enfermedades
y secretos exitosos
de colores muy vistosos
para eludir las edades
y lacerar soledades.

Sus banderas van manchadas
con la sangre de inocentes
nos hacen creer decentes
por andar entre manadas
de esperanzas fusiladas.
Maquinarias del progreso
que llaman santo al tirano
fanáticos de lo vano
colonizados obesos
que solo valen en pesos.

 

Llamaradas

Me declaro hija de la llama
cada parte de mí crepita
en un baile ondeante con el viento.
Siento dentro de mi corazón
el corazón de la tierra.
Ardo
Sí…
Ardo en cada bocanada de aire
incluso cuando me derramo
y no hay muro que contenga
las inundaciones de mi existencia.

Mi ser entero se inflama
al contacto con el sol
y temo reducirme a cenizas
cuando pronuncio
la palabra fuego.

 

Deconstrucciones y reconstrucciones

Quiero que vengas a mí,
descalzo,
sin nombre,
sin más ideas del camino que el camino.

Para que te aproximes a mí
debo olvidar algunas palabras
no te llamaré mío
ni me nombraré solo tuya.
Expulsaré los celos del diccionario,
sabré que “expectativas”
era un término doloroso
que existió antes de ti.

Destruiré
este poema antes de terminarlo
y cambiaré el “quiero”
por el agradezco.

Para recibirte a ti
debo soltar las amarras
impuestas por la cultura,
y dejar que fluya el amor
desnudo,
descalzo,
sin etiquetas,
sin ataduras.

 

Detrás de tu desnudez

Ya es hora de que sepas que mi verdad
no es perpendicular a tu prejuicio
que es más que natural perder el juicio
si de su mano se va la vanidad.

Apenas reconquisté la levedad
pude distinguir el canto del bullicio
nos hice renacer en mi solsticio
mientras agonizaba la falsedad.

Pierde el miedo a rasgar tus vestiduras
ya no me escandaliza la desnudez
quiero verte vibrando con soltura
olvida en el camino la timidez
que fluya lo que late en tus honduras
¡Fuera la idea! ¡Bienvenido lo que es!

 

Redenciones

La tiranía vestida de bondad,
te ofreció un cielo
a cambio de que no hicieras mucho ruido
y agacharas la cabeza
para que no vieras
que aquí estaba todo
lo que te estaban prometiendo.

¡Ni se te ocurra dejar tu sombra suelta!
corren tiempos de hogueras…
A ti te hicieron de barro mudo,
vestida de tul y madrugada,
florecita callada y recatada.

¡Ni se te ocurra abrir la puerta después del atardecer!
¡Ni las piernas!
¡Ni la mente!
¡Ni la boca!
Hay verbos que no se hicieron para ti.

Nosotros somos los enviados de la luz
y los encargados de decidir
qué porción de ella te toca…

Hasta que no faltó la loca
que lanzó el primer aullido,
que se fue transformando en eco
de uno
y otro
y otro cada vez más lejano,
hasta la luna contestó.

Desde entonces
eres también del color de la tierra
que protege las raíces,
y tu voz es el canto
que guía a los viajeros
en las horas oscuras
que nunca pudieron prescindir de ti.

Con cuánto dolor
has parido la noche que llevabas dentro,
que en su primer llanto
tu música resurgió como protesta
frente al silencio
que no dijo nada durante siglos.

 

Lo que callaron los ecos

De entre los vuelos de azuladas hadas
mis ideas cual primorosas rosas
se liberan de las viscosas cosas
cortan cadenas de espinadas nadas.

Así fui atravesada, besada…
Mi iniciativa poderosa osa
sanar la piel de la leprosa prosa
y volverme enamorada morada.

Pasamos de las ataduras duras
y nuestra libertad cual suave ave
nos envolvió en aventuras, venturas.

Descubrimos que la locura cura
hoy en día somos enclaves, claves
desde que la verdad apura pura.

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: