Saltar al contenido

ANTOLOGÍA: ANDREA PATRICIA JAIMES

IMG_-m27o81ANDREA PATRICIA JAIMES. Nace en Bucaramanga y estudia Licenciatura en Español y Literatura en la Universidad Industrial de Santander. Desde muy temprana edad adopta a la poesía como un medio entre la realidad y el surrealismo. Aficionada a la pintura, trata constantemente de plasmar, en las letras, colores y formas tomados de experiencias propias y lecturas ajenas. Ha participado en talleres de escritura creativa como Relata, taller con el cual obtuvo la publicación del cuento Electra de jardín, en la antología de 2016. Este año 2019,  la invitación a la recopilación de la tertulia literaria Tras las huellas del poema, que se realiza en Piedecuesta, Santander, dejó dos poemas en su trabajo. Activa en espacios de opinión, suele buscar, por medio de la palabra otras, alternativas posibles.

 

TÚ AGUJA, YO HERIDA

Remiéndame con aguja
toma la piel con la piel
con tu piel
tú, piel
el hilo con color
con tu color
tú, color
el color con dolor
con tu dolor
tú, dolor
el color del dolor
puntada por punto
con tu punto
tú, punto
y úneme hasta que deje de sangrarte.

Aguja, herida

Tú aguja, yo herida
tu cicatriz
tú, cicatriz
tu marca
tú, marca
y llévame escondida
tú marca, yo escondida
la que nadie puede ver ni tocar
porque duelo, te duelo
un duelo
entre tu piel y mi piel
tú aguja, yo herida
tu herida.

 

LIBERACIÓN

Donde mi cuerpo no sea estrecho para mi alma
y pueda ser libre sin estar atada
a una armazón de huesos, ropas y marcas.
Un camino sin pavimento
una ciudad sin cemento
en el camino y en la ciudad
perdida, solitaria, fantasma.

Abandonaría la materia para ser llevada
a vivir en la hoja del árbol
seca, caída y pisada
le dejaría mi voz al que no habla
le daría mis ojos al que no ve nada
para estar en cada grito desesperado
en cada paisaje que mira y que anda
el que antes no veía
el que antes no gritaba.

Sería un pueblo de calles angostas
con casas coloradas
estaría en los cuentos de los viejos para ser contada
con sus caras tristes y cansadas
con sus voces lentas y pausadas
con los niños que escuchan, brincan y bailan
Me encontraría en el polvo de la calle que se levanta
con cada paso que deja historias de muertos y embarazadas.

Viviría en tu pecho reposando agitada
en tus manos que me acarician y trabajan
en el que llora y sufre
en el que goza y se embriaga
en la sangre y en el aire que corren
por el camino, la ciudad
el pueblo y la montaña
cualquier cosa que no sea estrecha para mi alma.

 

DELANTE DEL ABISMO

A la orilla y de pie
permanezco horas mirando mi profundidad
siento la caída dentro
caen mis piedras y mis colores
blanco, rojo y negro
soy abismo e infinito.

¿Conoces el abismo?
es mi vientre seco
lleno de alas muertas donde viviste hundido
es mi pecho plano
donde reposaste tardes y noches enteras que no existieron
durmiendo en el olvido
es mi ombligo, cordón que no dio vida
donde bebiste mi sabor salado
insaciable
llenándolo de tu sexo y mis gemidos
son mis piernas
que temblorosas te abrazaron
agujas de reloj
sin tiempo y sin destino.

¿Conoces el infinito?
Es mi corazón
que enredaste con tus cabellos hechos hilos
es mi boca
que abriste para hacer morir serpientes resbalosas con mordiscos
son mis orejas
que se hicieron caracoles, escuchando tus temores
tus miedos, tus latidos.

No existe el ahora
no existe el futuro
no existe el destino

De pie, permanezco de pie
delante del abismo, de mi abismo
siento como caigo
veo como caigo
aire, altura, gravedad
tú y yo, prendidos.

 

DESCRIPCIÓN

Lluvia que no para
río que se seca
árbol que no da frutos
montaña con grandes piedras
grito que nadie escucha
furia con tristeza

Soy.

altervoxmedia Ver todo

Alter Vox Media S.A.S (NIT: 901019145-1) es una plataforma digital, enfocada en impulsar la escena artística y cultural de la región desde diferentes disciplinas.

A %d blogueros les gusta esto: